jueves, 10 de abril de 2008

Receta para una vida feliz

De un año cualquiera, toma unos cuantos meses enteros límpialos de amargura,
de rumores, de odios y de celos hasta dejarlos tan limpios como le sea posible.
Corta cada mes en 30 o 31 partes.
No intentes cocinar toda la hornada del año junta, prepara solo una porción a la vez.
Mezcla cada día. Una parte de coraje, una de trabajo, una de constancia y una de paciencia..
Agrega a partes iguales de esperanza, solidaridad, bondad y fidelidad.
Aromatiza con una parte de oración, una de meditación y algunas buenas acciones.
Sazona la mezcla con bastante buen humor, un chorrito de inconsciencia y un toque de locura.
Viértelo en un gran recipiente untado de Amor y cocínalo con entusiasmo.
Decóralo con algunas sonrisas y sírvelo con calma, generosidad y alegría...
¡y listo! A disfrutar del manjar...

5 comentarios:

@ngelito dijo...

¡Menuda receta! En cuanto llegue a casa la voy a preparar. Espero que me salga bien y que pueda disfrutar de sus ingredientes para gozar de salud y plentitud.

ave fénix dijo...

Mmmmmmm, PINTA BIEN:)

@ngelito dijo...

Tómate la vida como si estuvieras degustando el mejor de los platos que alguien o que tú mismo preparó.
El preparar el plato de comida viene a ser lo mismo que el pensar positivo en los objetivos a cumplir en tu vida, para que nos salga bien. El degustarlo y disfrutarlo, es como ver cumplidos dichos objetivos.
Así que cómete la vida.

Alex dijo...

¿me preparas una receta como esa?
tengo hambre

Anónimo dijo...

Ojala fuera así todo, pero la verdad es que no y esa receta esta bien para quien la pueda preparar pero por desgracia todavía somos muchos los que no tenemos posibilidad de acceder a una cocina para prepararla y vivimos como podemos en cocina ajena.

Lo siento pero la vida no es de color rosa... o sino dadla a degustar a vuestro jefe, en el caso de que tengáis trabajo...